odontología avanzada natural

Odontología preventiva

higiene2

La prevención es la base de una buena función intraoral y extraoral. Con la prevención mejoraremos la higiene, evitaremos la caries, controlaremos las enfermedades de las encías, supervisaremos adecuadamente las prótesis y restauraciones, reeducaremos las funciones orales y conseguiremos un crecimiento armónico de los huesos del cráneo y de la cara.

Estas afirmaciones son aún mas rotundas cuando hablamos de niños/as, pues sus cuerpos en crecimiento, lo harán de una manera más armónica, si realizamos prevención en todos aquellos aspectos que inciden en el desarrollo equilibrado de los maxilares, pues serán estos los que aporten no solo una buena función, sino también una correcta estética de las relaciones de los labios con el mentón, con la nariz, etc.; en definitiva un desarrollo óptimo de nuestro rostro, donde la boca ocupa también un lugar fundamental.

Y comienza desde los primeros días de la vida, pues la lactancia materna es el mejor estimulo para el desarrollo de los maxilares, del paladar, será la que creara el circuito respiratorio nasal fisiológico y promoverá el avance mandibular necesario para  el contacto adecuado de ambas arcadas dentarias.

Una  alimentación correcta y completa, donde el niño sea estimulado a morder alimentos densos, no dándole todo molido, de modo que realice un trabajo masticatorio eficaz, con una correcta masticación tanto a la derecha como a la izquierda de la boca, incitándolo a comer productos vegetales frutas y proteínas en las cantidades necesarias; por otro lado,  el control de los hábitos , como morderse las uñas, morder lápices…será vital para evitar problemas en las articulaciones temporoandibulares o ATMs y en la oclusión.

No podemos olvidarnos de la famosa frase “La función hace la forma” de C. Gugino; si queremos buenas formas, debemos tener buenas funciones.

Una higiene oral escrupulosa será una estrategia preventiva primordial, que nos permita mantener limpios los dientes, la lengua, las encías…“

Una pequeña caries se resuelve fácilmente con el láser dental, pero debemos tener una actitud preventiva, evitando que vaya a mayores, que evolucione hasta provocar la necesidad de una endodoncia o de una extracción. Este acto de prevención será muy positivo para nuestra salud y para nuestro bolsillo. Siempre que nos anticipemos a las complicaciones estaremos facilitando tratamientos rápidos, sencillos y evitaremos la necesidad de tratamientos más complejos como prótesis, implantes, cirugías, etc.